¿De dónde proviene la electricidad?

 
 

¿Os habéis preguntado alguna vez de dónde proviene la electricidad que consumimos? ¿De quemar carbón, fuel y gas? ¿O tal vez energías renovables como la eólica y la hidráulica? Su origen es diverso y trataremos de explicarlo en esta entrada. Esta variedad en la generación de electricidad recibe el nombre de mix energético, variando enormemente entre el sistema peninsular y el balear. Esto se debe a la condición de insularidad que tenemos en Baleares y el acceso a  menos recursos, como por ejemplo la energía hidráulica, que en la península produce el 15% de la energía total.

Los datos que se darán en esta entrada están extraídos de Red Eléctrica de España y corresponden al último año, al período del 1 de Mayo del 2015 hasta el 31 de Abril de 2016. Se explicará de dónde proviene la energía consumida en la península y en Baleares.

El sistema peninsular

En España, en el sistema eléctrico peninsular, durante el último año el 40,8% de la electricidad consumida provino de fuentes de energía renovables.

Origen Electricidad España

La mayor parte de la energía proviene de centrales nucleares (un 21,3%), aunque sólo tengamos 6 en funcionamiento. Esto se debe a que funcionan ininterrumpidamente, las 24h del día, ya que tardan mucho tiempo en arrancar, y sólo se apagan por temas de mantenimiento.

La segunda mayor fuente de energía es eólica, con un 19,7% del total, aunque en determinadas horas ha llegado a producir más del 50% de la electricidad. El problema de la energía eólica es el carácter temporal,  no podemos controlar cuándo hay viento, y por este motivo debemos contar con equipos capaces de arrancar y parar rápidamente para compensar la variación del viento.

El carbón, con un 17,6% de la energía total generada, es una de las fuentes de energía más contaminante y la tercera manera de transformar energía en nuestro país. Es el combustible que más CO2 emite, generando más del doble que una de ciclo combinado. También emiten sustancias perjudiciales para la salud, como los óxidos de nitrógeno (NOX) y el dióxido de azufre (SO2). Además en España tenemos centrales de carbón con emisiones por encima de la normativa europea, a las que se permite seguir funcionando.

La energía hidráulica generó el 14,3% del total. Es la fuente más fácil de controlar, ya que cuando se necesita energía sólo se deben abrir las compuertas de las presas y dejar que fluya el agua. Emplear este tipo de transformación de energía supone la modificación del paisaje, en especial cuando se trata de construir gigantescas presas.

Los siguientes en la lista son la cogeneración y el ciclo combinado, con casi un 10% cada una. Las centrales de cogeneración producen simultáneamente energía eléctrica y térmica. Se utiliza gas natural como combustible, que al pasar por una turbina de expansión produce electricidad. Los gases de escape producidos de este proceso se emplean para calentar agua. La idea del ciclo combinado es similar, se aprovechan los gases de escape generados por la turbina para calentar agua y producir vapor, que se hará circular por una turbina para producir electricidad.

La energía solar fotovoltaica y la solar térmica son las menos usadas, con 3% y un 1,9% del total, respectivamente. El resto de energías renovables, cómo son la biomasa y la hidráulica marina, entre otras, representan un 1,8 %. Por último, la quema de residuos genera un 0,8%.

El sistema balear

Hasta el 2012, año en que se conectó eléctricamente la península con Baleares, el sistema balear estaba formado por dos subsistemas de pequeño tamaño y aislados eléctricamente: Mallorca – Menorca e Ibiza – Formentera. En 2016 estos dos subsistemas se conectaron con un enlace Mallorca – Ibiza. A pesar de estas conexiones, seguimos dependiendo de nosotros mismos, ya que los enlaces sólo pueden aportar un pequeño porcentaje de la energía consumida. Es por esta razón por la que el origen de la electricidad consumida en Baleares difiere mucho del sistema peninsular.

Origen electricidad Baleares

En Baleares sólo el 2,9% de la electricidad consumida proviene de fuentes renovables, la mayoría generada en paneles solares fotovoltaicos. La mayor parte de la energía, el 39,3% proviene de centrales térmicas de carbón, y el 29,2% de centrales de fuel y gas. El 21,3% de centrales de ciclo combinado y un 6,5% de quemar residuos.

Cómo veis, inmensa mayoría de nuestra electricidad se genera quemando combustible y liberando gran cantidad de CO2. Se tendría que apostar más por las energías renovables. Actualmente ha bajado mucho el precio de los paneles solares fotovoltaicos, y en menor medida el de los equipos electrónicos necesarios para poder conectar los paneles al sistema eléctrico. Además disponemos de mucha superficie dónde poder ubicar los paneles, como son las cubiertas de las naves industriales. También se debería incentivar el autoconsumo doméstico y comunitario, y no sólo las grandes inversiones empresariales.

Entradas recientes

 
 

Más entradas

Todas las entradas
No Comments
 

Deja tu comentario